13 sept. 2010

MTV Video Monster Awards 2010





¿Se puede volar más alto? ¿Cómo se sentirá ella en ese preciso instante? ¿Sabrá que todo pasa en esta industria salvaje? ¿Sabrá que ya hizo historia en la música pop?

Que locura todo esto. Estos últimos VMAs fueron, de los que me tocó ver en mi vida hasta ahora - casi una decena (tampoco tantos)- los más… “veloces”. Tan rápidos como un tweet y tan efímeros como un agradecimiento de Eminem por un premio (ganó de hecho dos moonman) que ni siquiera estuvo presente para uno de ellos, habiendo sido el artista que abrió la entrega.

Así y todo, la emoción de la expectativa de segundos antes de saber cada ganador en las categorías televisadas (que no fueron todas las que se entregaron) es algo que ningún tweet ni racconto de tweets puede llegar a reemplazar.

En lo personal, estos VMAs, estéticamente hablando, es decir: la escenografía, los gadgets tecnológicos, las luces, el lugar en sí –Nokia Theater de Los Angeles-, la tipografía empleada en esta edición; me resultaron fascinantes, nítidos y super vanguardistas.
No obstante, siento que no fue de esas entregas caracterizadas por englobar presentaciones que resultaron históricas, la de Justin Bieber, supuestamente aclamado por multitudes adolescentes cibernéticas, no fue enloquecedora y la mayoría de los demás shows simplemente cubrieron las expectativas, hubo un par, inclusive, que tuvieron que abusar del "lip sync" (antes conocido como "playback").


Algunos más, otros menos, ninguno fue memorable como, por citar solo algunos, Lady Gaga el año pasado, Justin Timberlake en el 2007, Madonna con Britney y Christina en el 2003, Nsync y Michael Jackson en el 2001, Eminem en el 2000, Madonna haciendo Vogue en el ’90 o Like a virgin en los primeros VMAs y tantos otros más. Este año ninguna presentación "en vivo" me pareció sumamente extraordinaria. Tal vez sea que el contexto brillante, con tiempo cronometrado y enmarcado en una carrera maratónica por saber quién es más popular en Twitter de alguna manera opacó el brillo propio de los que se presentaron. O quizás sea que no se trató de músicos encabezadores de mis preferencias. Puede ser lo segundo más que lo primero. Probablemente me esté volviendo viejo.

De todas maneras, como dijo Lady Gaga “God bless pop music and God bless MTV”. Y ahora sí, a empezar la cuenta regresiva para los próximos VMAs, el evento más adictivamente pop del año.